Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

13 nov 2021

Corazón de otoño

Jaime
Bosque

 

Nos encontramos en los dominios de la arenisca. La sierra se yergue orgullosa frente a los montes de caliza, tratando de realzar su mayor veteranía. Esta áspera roca se formó en ambientes fluviales de aguas someras millones de años antes que las calizas. No podemos dejar de percibir la fuerza de la tierra, nuestra pequeñez, la trascendental necesidad de que nos comportemos como miembros de una comunidad en la que no pasamos de ser unos recién llegados. No cabe duda, estas montañas y sus...

18 sep 2021

Robles (y 2)

Jaime
Bosque

En estas latitudes que pisamos, en pleno corazón meseteño, hay pocas especies tan peculiares e interesantes como el roble albar. El específico petraea procede del latín petra, piedra, pedregoso, en referencia al suelo donde se desarrolla. Es un árbol de porte esbelto y copa regular y amplia. El sistema radical es potente; debe serlo en un suelo de escasa riqueza en nutrientes. En los primeros años desarrolla una raíz principal de más de un metro de profundidad y cuando cesa esta progresión,...

11 sep 2021

Robles (1)

Jaime
Bosque

Se formaron estas tierras hace más de 200 millones de años, en un tiempo de clima caluroso y seco, cuando, según parece, los polos gozaban de temperaturas agradables y el ambiente era húmedo. Fue la hematita, piedra de sangre, el mineral encargado de pintar la tierra sobre la que se desarrollaría una vegetación adaptada a las condiciones de calor y sequedad reinantes. Cícadas, coníferas, ginkgos y helechos eran dominantes. Aún persisten pinos y helechos configurando con su verdor una bella...

03 jul 2021

Tierra no tan muerta

Jaime
Bosque

 

El agua llorada por las nubes mantiene la pertinaz tendencia a filtrarse en las entrañas de la tierra, negándose a formar charcas, lagunas o arroyos. Es lo que salen ganando los acuíferos, pero el suelo conserva una casi permanente sequedad pedregosa. No parece destinado el páramo para el cultivo. Tal vez por ello se ha ganado el acertado nombre de Tierra Muerta, tierra que, sin embargo, vive para el enebro, el piorno, la encina y la sabina. Decidió esta tierra no ayudar al hombre, salvo...