Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

Del bosque al grifo

Bosque

 

¿Sabes de dónde viene el agua que consumes y utilizas cada día? Bueno, hay un largo proceso por el que pasa cada gota de agua antes de que llegue a nuestros grifos, y podemos agradecer a los bosques gran parte de ese proceso. Los árboles funcionan como sistemas de filtración de agua, interceptando, absorbiendo y purificando el agua que eventualmente bebemos. Lo importante a tener en cuenta es que toda el agua procede de algún lugar, no simplemente cae de una nube a tu vaso. La mayor parte del agua se almacena en reservorios o acuíferos, y el agua de estos contenedores también tiene que provenir de algún lugar; gran parte del agua en un reservorio típico no deriva de la lluvia que cayó directamente sobre el reservorio. El agua en su viaje a su depósito recogerá con frecuencia moléculas no deseadas, como elementos tóxicos, plásticos o restos de materia orgánica.

 

 

Una superficie impermeable es algo demasiado compactado para permitir que el agua penetre. Bien mirado, el agua básicamente rebota en lugar de gotear. Los suelos secos desprovistos de árboles son un ejemplo de esto, ya que no pueden absorber las aguas pluviales. Esto da como resultado una escorrentía sin filtrar que lleva la contaminación a los arroyos y cuencas que eventualmente alimentan nuestros embalses. Al plantar más árboles y tener más áreas con vegetación y bosques, se reducen las áreas impermeables y la escorrentía, y las cuencas hidrográficas se mantienen más limpias.

La primera forma en que el agua de lluvia interactúa con los árboles es al chocar con el dosel frondoso. Esto ralentiza el camino de la lluvia en su camino hacia el suelo del bosque y se llama intercepción. Cualquier sistema de filtración, incluidos los naturales, tiene un límite en cuanto a la cantidad de agua puede transportar su tubería a la vez; pensemos en ello como el tráfico y las carreteras: demasiados automóviles al mismo tiempo abrumarán la infraestructura y causarán un resultado negativo que se traduce en atascos. Demasiada agua a la vez abrumará la capacidad de los árboles y el suelo para filtrar el agua, y las inundaciones dispersarán los contaminantes dondequiera que excedan los diques y las estructuras de control. Esa agua sin filtrar también llegará con frecuencia a su depósito o acuífero. Un árbol urbano puede interceptar casi 2.900 litros de agua al año, y un árbol maduro de hoja perenne puede interceptar más de 15.000, lo que los convierte en piezas insustituibles de la infraestructura natural de control del agua.

 

 

A continuación, el suelo del bosque actúa como una esponja y absorbe tanta agua como puede. Una vez que el agua llega al suelo, este retiene y filtra algunos contaminantes atrapándolos físicamente dentro antes de enviar agua al árbol. El suelo no solo filtra el agua, sino que los agentes biológicos y los productos químicos orgánicos dentro del suelo también interactúan con los contaminantes, evitando que lleguen a los depósitos de agua subterránea y, a menudo, eliminando su toxicidad.

El agua que llega al árbol a través de su sistema de raíces finalmente llega al tronco. La madera del tronco de un árbol está llena de xilema, tejido poroso con finos tubos que forman el camino desde las raíces hasta la copa. Cada pared de vasija está revestida de poros a través de los cuales la savia (y el agua) pueden cambiar de una vasija a otra, subiendo por el árbol. Estos poros son microscópicos y fáciles de atravesar por la savia o el agua, pero no tan fácil de atravesar por moléculas más grandes. El xilema actúa de este modo como un filtro natural para eliminar las bacterias. Solo un pequeño trozo de albura, la suave capa de madera directamente debajo de la corteza, tiene la capacidad de filtrar el 99% de E. coli. Sin embargo, las bacterias no son los únicos contaminantes que filtran los árboles; también eliminan el exceso de nutrientes como nitratos y fosfatos, o contaminantes como metales, pesticidas, solventes químicos, aceites e hidrocarburos. El árbol usa los nutrientes para su propio crecimiento y almacena el resto de los desechos en la madera mientras viaja el agua limpia. No toda el agua absorbida por un árbol se libera a través de la evapotranspiración; gran parte se excreta hacia abajo y hacia afuera a través de las raíces después de haber atravesado el árbol.

 

Sección del tronco (adaptado de John Bebbington)

 

Dado que los sistemas de raíces ayudan a mantener el suelo fértil e intacto, un suelo con vegetación, al evitar la erosión o la compactación, retiene mucha más agua y, por lo tanto, permite mucha más filtración de agua que la tierra desnuda. En otras palabras, más árboles significa mejor suelo y una filtración más completa. Después de pasar por este sistema natural de bosques y su suelo, el agua ingresa a los acuíferos subterráneos limpios y listos para beber.

El agua subterránea es una fuente de agua casi sin alterar, ya que hay muy poca exposición a la contaminación en la seguridad del acuífero. No obstante, esta agua se trata en sistemas públicos de saneamiento con el fin de eliminar cualquier bacteria o imperfección duradera que el árbol no logró atrapar. Este proceso nos da una idea de la importancia que tiene la protección de los bosques. Una vez finalizado el ciclo, el agua sale del sistema de saneamiento y se bombea hacia nuestros hogares, el destino final en el viaje desde el bosque hasta el grifo.

 

Adaptación de un artículo publicado por Melanie Friedel para American Forests (www.americanforests.org)