Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

15 jun 2019

Ciudad verde, verde, verde

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

Agua verde, verde, verde, 
agua encantada del Júcar, 
verde del pinar serrano 
que casi te vio en la cuna…

 

En 1927 dedicó Gerardo Diego este Romance del Júcar a su primo Rosendo, administrador de unas propiedades del conde de Peñaranda en Cañete que un buen día invitó al poeta a pasar unos días con él. Pero más allá de esta demostración de cariño, Gerardo Diego debió componer estos delicados versos porque, como escribió el desaparecido Pedro Cerrillo, le fascinó “la ciudad colgada”,...

11 may 2019

Rescatar de la ignorancia

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

A esta casa común que es la Tierra le ha salido un inquilino torpe, ignorante y costoso, muy costoso. No es un elefante en una cacharrería. Es algo peor, es la especie humana que, en su machacona obsesión por instalarse en lo más alto del edificio de la biodiversidad, no ha terminado de entender que es tan solo una especie más, un simple eslabón en esa complicada y maravillosa cadena que es la vida. El problema es que asumir esta aparentemente sencilla pero trascendental idea exige un...

19 abr 2019

Templos naturales

Jaime
Relación con la Naturaleza

Hace poco más de dos horas que ha amanecido y en la profundidad del barranco formado por el Arroyo de la Madera podemos ver que la noche ha debido ser fría, gélida, a juzgar por las márgenes heladas del aguazal. Un pinzón común entona su canto. Varias hozaduras entre los pinos muestran el nocturno deambular de los jabalíes. A lo lejos las chovas piquirrojas emiten su quejumbroso ¡kiaaa…! Una de ellas se posa en lo alto de una roca, mira curiosa a un lado y otro. Luego, vuelve a volar. Por lo...

29 mar 2019

Cómo observar la naturaleza

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

Si alguien piensa que esto de observar la Naturaleza consiste en ir al campo, deambular sin rumbo fijo, lanzar palotes al perro, hacer un ruido de mil demonios, cortar ramas de forma indiscriminada, asustar a la fauna que tengamos ocasión de ver y sentarse en una piedra a fumarse un pitillo, está muy equivocado. Eso está bien si lo que queremos es andar, sin más, solo estar. La observación de la Naturaleza es algo que se debe tomar en serio, lo cual ya representa graves dificultades para...