Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

11 oct 2019

Equilibrios truncados

Jaime
Relación con la Naturaleza

Los tenemos en casa y apenas apreciamos su presencia. Son pequeños cubos blancos, brillantes, de caras lisas, perfectamente formadas. La Naturaleza es, una vez más, hábil escultora de equilibrios. Para esculpir esos diminutos cubos ha dispuesto que un átomo de sodio proporcione un electrón y que un átomo de cloro ande por ahí cerca para recogerlo. Ambos elementos adquieren una carga eléctrica contraria para que lleguen a atraerse y formar un sencillo grano de sal, esperando en el salero de...

13 jul 2019

El arte de ver la Naturaleza

Jaime
Relación con la Naturaleza

Con gran anticipación, estudiamos detenidamente las fotos y escuchamos los comentarios de unos y otros. “Aquí hemos salido bien”, “¡qué bonita esa pradera”, “¿te acuerdas del ciervo que cruzó el camino delante de nosotros?”, “es una pena que las fotos no guarden el aroma del bosque” ... Y así continuaríamos. La imagen que nos permite revivir mejor el recuerdo es aquella en la que salimos todos juntos con una bella panorámica detrás. Tal vez un diario nos hubiera ayudado. Un simple diario de...

15 jun 2019

Ciudad verde, verde, verde

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

Agua verde, verde, verde, 
agua encantada del Júcar, 
verde del pinar serrano 
que casi te vio en la cuna…

 

En 1927 dedicó Gerardo Diego este Romance del Júcar a su primo Rosendo, administrador de unas propiedades del conde de Peñaranda en Cañete que un buen día invitó al poeta a pasar unos días con él. Pero más allá de esta demostración de cariño, Gerardo Diego debió componer estos delicados versos porque, como escribió el desaparecido Pedro Cerrillo, le fascinó “la ciudad colgada”,...

11 may 2019

Rescatar de la ignorancia

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

A esta casa común que es la Tierra le ha salido un inquilino torpe, ignorante y costoso, muy costoso. No es un elefante en una cacharrería. Es algo peor, es la especie humana que, en su machacona obsesión por instalarse en lo más alto del edificio de la biodiversidad, no ha terminado de entender que es tan solo una especie más, un simple eslabón en esa complicada y maravillosa cadena que es la vida. El problema es que asumir esta aparentemente sencilla pero trascendental idea exige un...