Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

09 ene 2021

Vivir junto a un bosque te hará más feliz

Jaime
Relación con la Naturaleza

 

Tal vez te asalte el deseo de ser más feliz y estar en mejores condiciones para sobrellevar el estrés. No te preocupes, tal aspiración no tiene nada de extraño, es bastante común. Pues bien, puedes tener la seguridad de que vivir cerca de un bosque, incluso si eres un empedernido urbanita, acarreará un impacto positivo sobre ti. No es que lo diga yo —pobre de mí—, pero un estudio a largo plazo realizado por el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y publicado en Nature Scientific...

28 nov 2020

Una alfombra de biodiversidad

Jaime
Relación con la Naturaleza

Los niños juegan ruidosamente en el jardín, un espacio no demasiado amplio, pero bien cuidado, ornado con figuras hechas con recursos obtenidos en el entorno —piedras, piñas, troncos, raíces…—, esmerados maceteros conteniendo plantas autóctonas y antiguos aperos de labranza que tratan de conectar calladamente con un pasado que no volverá. Los padres, cerveza en mano, se aplican con interés en los preparativos de la barbacoa mientras las madres charlan animadamente en la terraza quebrando con...

18 oct 2020

Paisaje sonoro

Jaime
Relación con la Naturaleza

Sumergirse en la espesura de un bosque, buscar la proximidad de un arroyo o sentarse a orillas de un lago con una grabadora es una de esas experiencias reconfortantes que deberíamos poner en práctica con más frecuencia, no solo por la cantidad de sensaciones que podemos percibir en poco tiempo, sino por la serenidad que transmite a cuerpo y mente. Es posible que no tengamos mucha idea de cómo escuchar y capturar los sonidos del entorno. No hay guías de enseñanza, sí modelos a seguir. Los...

29 ago 2020

Rindamos homenaje

Jaime
Relación con la Naturaleza

Agosto, cuando el sol parece derramarse sobre la tierra. Las aves parecen haber agotado su parte de verano y la población del campo y la ciudad ha menguado todos los niveles de agua y sensatez imaginables. Los rebaños de cabras y ovejas —los que quedan— invaden los campos de cereal ya rasurados, dormidos. El viento dejó de ondular los cometas de oro que crecieron sobre frágiles tallos dorados, y ha de conformarse con barrer las hojas de la arboleda poco antes de la caída otoñal. Sisean ellas...