Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

21 sep 2019

Asombrosa biodiversidad, 5: conocer antes de juzgar

Jaime
Etología

Suelen tener escaso aprecio —por decirlo suavemente— esas especies que causan tanta repugnancia y que son tan prolíficas como las ratas. Llaman la atención sus comunidades tan superpobladas en según qué entornos. Aunque, curiosamente, son ellas las que buscan la proximidad del hombre para su superviviencia, a pesar de tratarse de uno de sus mortales enemigos. Eso sí, lo hacen con nocturnidad y alevosía, y allí donde hay una, seguro que viven cien, y si hay cien, es muy posible que lleguemos...

15 sep 2019

Resolviendo problemas globales

Jaime
Bosque

Cualquier día de estos, cuando volvamos a entrar en contacto con el entorno, podemos intentarlo. Detengámonos en el camino, junto a un bosque, y podremos escuchar cómo suena. La música incluye nuestra propia respiración, pero también tímidos golpes de las aves forestales, zumbidos de cigarras, llamadas misteriosas que las pequeñas e inquietas avecillas se hacen entre sí y la excitación desenfrenada que a veces provoca el silencio. Alrededor de nuestros pies, el suelo está escrito por huellas...

06 sep 2019

Nosotros, las gentes del bosque

Jaime
Valores

El año 2019 podrá pasar tristemente a la historia como uno de los que ha registrado los más devastadores incendios forestales en el mundo. Probablemente habremos de lamentar que más del 80% de la superficie quemada cada año en Europa se concentre en Portugal, España, Francia, Grecia, Italia y Turquía, especialmente en los dos primeros países, que la mano del hombre está detrás del 96% de los incendios, ya sea por negligencia o de forma intencionada, o que ya se empieza a hablar de

24 ago 2019

Relación natural entre el fuego y el agua

Jaime
Bosque

 

Hace unos años el corazón de la Serranía de Cuenca sufrió algunos incendios forestales que quemaron extensas áreas en Poyatos, Buenache de la Sierra, Cañete y Uña. La gravedad de aquellos fuegos, que pudieron ser intencionados, supuso para algunos de nosotros un antes y un después. Quienes vivimos la extensión, densidad y grandiosidad de los bosques arrasados sentimos una enorme tristeza por lo que estábamos perdiendo, y porque pudimos intuir que ya no viviríamos para ver el espectáculo...