Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
2020-03-06 dic

Bosque

“Hemos abierto una brecha entre nosotros y el bosque que poco a poco tratamos de volver a cicatrizar. Nuestra relación con el bosque es más bien distante porque no hemos vuelto a ser conscientes de nuestra dependencia de la tierra. No hablamos del árbol o del bosque con la devoción que se merecen. Hemos olvidado que hablar de ellos es hablar de nosotros y de la vida, de la Tierra, del futuro. Debemos recuperar la sensatez, restaurar la forma de vida que nos acerca al bosque, regenerar la relación equilibrada con la Naturaleza”.

 

Texto incluido en Días de bosque, agua y piedra (Tundra, 2016). 

 

La brecha se mantiene aún más abierta estos días. La Naturaleza se siente huérfana de nuestras miradas y contactos. Los silencios que en ella habitan están enclaustrados por una soledad obligada. El bosque pide a gritos callados que nos perdamos en él, que nuestros pasos hagan crujir la hojarasca, que escuchemos sus coros de siringes y sus rumores de aire y agua. Habrá que quedarse en casa para, más adelante, no entrar en ella, para no salir de la casa arbolada que espera paciente nuestro regreso.