Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
2020-03-12 dic

Camino

“Con frecuencia se llega a sentir el caminante como un verdadero explorador que pone su pie por vez primera sobre tierras antes ignotas que poco a poco, paso a paso va poniendo sobre el mapa. Pero sabe que uno de sus ideales consiste en buscar caminos desconocidos para encontrar cosas nuevas. Hacer camino con la plena disposición de integrarse en el entorno aporta una nueva percepción del bosque, la montaña, el río o la roca. Facilita una forma de huir de los convencionalismos y de la incivilizada civilización, una vía de escape, un modo de pensar, un estilo de vida diferente, con la mente puesta en el campo. Caminar es formar parte del paisaje, ser y sentirse un miembro más de la comunidad de seres que conforman la Naturaleza, ser una parte viva de un lugar de vida, experimentar una progresiva sensibilización hacia la tierra, aprender cómo mirar, cómo vivir y cómo pensar en la Tierra, sentir de cerca la Naturaleza virgen, comprender su complejidad, desvelar sus secretos, darse cuenta de que la vida silvestre es importante, conocer e interpretar el lenguaje, a veces complicado, de la Naturaleza, comenzar una relación diferente con la Tierra, más personal y profunda, hacerse partícipe de su funcionamiento, apreciar y admirar cómo se interconectan los seres vivos. Hacer camino es, en fin, una nueva manera de leer el gran libro de la Naturaleza, que es, por sí mismo, uno de los goces más grandes”.

 

Texto incluido en Días de bosque, agua y piedra (Tundra, 2016).