Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Bienvenido

Esta página quiere ser una ventana abierta a la Naturaleza, con vocación de proximidad y nunca de sentirnos ajenos a ella, con el ánimo dispuesto para seguir sintiendo el asombro que nos produce su descubrimiento, con la intención de no perder el contacto con sus bosques, valles y montañas, para que poco a poco nos demos cuenta del valor de la vida y aprendamos a entenderla y conservarla. Nadie encontrará doctrinas infalibles ni recetas mágicas, solo caminos para escuchar y reflexionar.

Blog Educación y Entorno

El interés por la educación y la Naturaleza, por la educación ambiental y la interpretación de los mensajes que transmite el entorno, por el conocimiento de quienes comparten con nosotros esta casa común que es la Tierra… Todo se refleja en los textos que se acumulan en este blog, y que son el resultado de la provocación y la inspiración que brotan de la Naturaleza.

Herbario Virtual

La flora ocupa un espacio destacado en este ambicioso proyecto vital en continua evolución. Una colección de las especies vegetales presentes en la Serranía de Cuenca se asoma por esta ventana dispuesta a ser conocida y admirada por todas aquellas personas que se dejen seducir por la belleza. El sentido del asombro se suma al resto de los sentidos.

Blog

Ciudad verde, verde, verde

Relación con la Naturaleza

 

Agua verde, verde, verde, 
agua encantada del Júcar, 
verde del pinar serrano 
que casi te vio en la cuna…

 

En 1927 dedicó Gerardo Diego este Romance del Júcar a su primo Rosendo, administrador de unas propiedades del conde de Peñaranda en Cañete que un buen día invitó al poeta a pasar unos días con él. Pero más allá de esta demostración de cariño, Gerardo Diego debió componer estos delicados versos porque, como escribió el desaparecido Pedro Cerrillo, le fascinó “la ciudad colgada”,...

Paisajes vivos

Etnografía

De Fernando partió la iniciativa. ¿Cómo se le pudo ocurrir? Se lo comentó al alcalde, y este le dio carta blanca, que el ayuntamiento correría con los gastos. Luego lo sugirió a Moisés, en su casa de Valdemeca. Y Moisés, conservador de tradiciones, mantenedor de cultura rural, entró al trapo y aceptó encantado el envite. Se trataba de recuperar una antigua peguera que se halla a pocos metros de la casa rural de Fernando, en Uña, desde donde se percibe el aroma de cantueso y laguna.

Un...

Naturarqueología

Historia

Mediado mayo, el día se muestra luminoso y agradable a 1.300 metros de altitud. El término “esplendor” viene que ni pintado para que el observador pueda referirse a las imágenes que ofrece la inmensidad del paisaje. Cuando la carretera desciende poco antes de llegar al pueblo de Uña, una densa masa de niebla algodonosa cubre los cañones del Júcar y se deja alumbrar por la luz del sol, reflejándola con brillo penetrante. La laguna está serena, en claro contraste con el ruido que emite una...

Rescatar de la ignorancia

Relación con la Naturaleza

 

A esta casa común que es la Tierra le ha salido un inquilino torpe, ignorante y costoso, muy costoso. No es un elefante en una cacharrería. Es algo peor, es la especie humana que, en su machacona obsesión por instalarse en lo más alto del edificio de la biodiversidad, no ha terminado de entender que es tan solo una especie más, un simple eslabón en esa complicada y maravillosa cadena que es la vida. El problema es que asumir esta aparentemente sencilla pero trascendental idea exige un...

Para no andar al cabo

Historia

Hace algún tiempo decíamos que cuando llegaron los romanos no habían sufrido mucho los bosques de Iberia,  y hacíamos referencia al Fuero de Cuenca en relación con la situación en que se encontraban nuestros bosques siglos después. Conviene ahora analizar cómo evolucionó nuestro interés como sociedad por mejorar el estado forestal de nuestros terruños, qué significó el Fuero para nuestros montes y qué pasó después.

Recordemos que Roma era un explotador voraz de recursos (1), incluyendo los...

Templos naturales

Relación con la Naturaleza

Hace poco más de dos horas que ha amanecido y en la profundidad del barranco formado por el Arroyo de la Madera podemos ver que la noche ha debido ser fría, gélida, a juzgar por las márgenes heladas del aguazal. Un pinzón común entona su canto. Varias hozaduras entre los pinos muestran el nocturno deambular de los jabalíes. A lo lejos las chovas piquirrojas emiten su quejumbroso ¡kiaaa…! Una de ellas se posa en lo alto de una roca, mira curiosa a un lado y otro. Luego, vuelve a volar. Por lo...

Publicaciones

La Serranía de Cuenca a fondo

Así nació el Parque de San Julián

CamiNATURAndo

Días de bosque, agua y piedra

El hombre y su entorno