Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Bienvenido

Esta página quiere ser una ventana abierta a la Naturaleza, con vocación de proximidad y nunca de sentirnos ajenos a ella, con el ánimo dispuesto para seguir sintiendo el asombro que nos produce su descubrimiento, con la intención de no perder el contacto con sus bosques, valles y montañas, para que poco a poco nos demos cuenta del valor de la vida y aprendamos a entenderla y conservarla. Nadie encontrará doctrinas infalibles ni recetas mágicas, solo caminos para escuchar y reflexionar.

Blog Educación y Entorno

El interés por la educación y la Naturaleza, por la educación ambiental y la interpretación de los mensajes que transmite el entorno, por el conocimiento de quienes comparten con nosotros esta casa común que es la Tierra… Todo se refleja en los textos que se acumulan en este blog, y que son el resultado de la provocación y la inspiración que brotan de la Naturaleza.

Herbario Virtual

La flora ocupa un espacio destacado en este ambicioso proyecto vital en continua evolución. Una colección de las especies vegetales presentes en la Serranía de Cuenca se asoma por esta ventana dispuesta a ser conocida y admirada por todas aquellas personas que se dejen seducir por la belleza. El sentido del asombro se suma al resto de los sentidos.

Blog

La ciencia detrás del follaje de otoño

Ciencia

Suele pasar. Uno anda en plena navegación por la vasta red de redes en busca de una determinada información, y se topa con algo que puede resultar interesante para el asombroso mundo de la divulgación. Son las cosas de las casualidades —serendipias lo llamé en cierta ocasión—, que tan a menudo suponen cambios importantes para la humanidad. No es el caso de las líneas que siguen, no conviene ser demasiado pretenciosos. Pero la cuestión es que vienen a ilustrar o acrecentar nuestro...

Difícil convivencia

Valores

 

Un día cualquiera de verano. Madrugada. Algo más de una hora para la alborada, no hace mucho. Convencido de que caminar todos los días a paso acelerado es un buen ejercicio físico y mental, se encuentra el caminante dando vueltas en un parque céntrico de la ciudad. El silencio apenas queda interrumpido levemente por el susurro de la fronda movida por la brisa, algún vehículo de reparto y, ocasionalmente, jóvenes que vienen de cerrar los bares de copas y se desahogan como pueden entre los...

Compensar la inmovilidad

Botánica

Por asombroso que parezca, no resulta fácil la tarea de profundizar en el conocimiento de las plantas y los animales. Unas y otros sienten, suelen mostrarse esquivos y se resisten a desvelar sus secretos, de modo que comprender su existencia, su forma de vida, sus maneras de relacionarse, de perpetuarse, de subsistir… requiere no solo de arduos estudios y estrategias de acercamiento, sino también de una sensibilidad de la que no todos los humanos están dotados.

Para empezar, parece que...

Brújulas naturales

Fauna

El caminante se encuentra en algún lugar del monte. Se ha planteado el objetivo de llegar desde A hasta B, algo que, en principio, no se le antoja tarea complicada, pero ha cometido el grave error de no llevar consigo el material ni la tecnología necesaria para salir del apuro: brújula, GPS, mapa… Sin embargo, bregado en estas lides como es, emplea una serie de estrategias que le ayudarán a salir del paso. La primera y fundamental, situarse en el espacio, saber dónde están los puntos...

Malas hierbas

Etnografía

 

Mal, maldad, maligno, maloso, malévolo, maltrato, malvender, malversar, maleducado, malhumor, maleficio, maléfico, malandrín, malicia, maleza, malherido, malhablado, maldito, malogrado, malnacido, malnutrido… Vaya, uno se pone a pensar en las palabras de una familia léxica y parece que no encuentra sino un pozo sin fondo. Así, al menos, sucede con la del vocablo mal —¿tan puestos estamos en lo contrario al bien, lo que se aparta de lo lícito y honesto, la desgracia y la calamidad?

Si nos...

La frondosidad que podríamos tener

Bosque

 

Hace poco recordamos su nombre. Debía tener menos de treinta años cuando recorrió nuestros montes, cuaderno de campo en mano. Conocer su diversidad botánica le dio para publicar entre los años sesenta y setenta del siglo XIX su Prodromus Florae Hispanicae (“Historia de la Flora Hispánica”), lo mejor —según quien de esto entiende— en botánica ibérica. Cuentan que este alemán, conocido como Heinrich Moritz Willkomm (1821-1895), no tuvo una infancia muy saludable, era algo retraído, poco...