Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Bienvenido

Esta página quiere ser una ventana abierta a la Naturaleza, con vocación de proximidad y nunca de sentirnos ajenos a ella, con el ánimo dispuesto para seguir sintiendo el asombro que nos produce su descubrimiento, con la intención de no perder el contacto con sus bosques, valles y montañas, para que poco a poco nos demos cuenta del valor de la vida y aprendamos a entenderla y conservarla. Nadie encontrará doctrinas infalibles ni recetas mágicas, solo caminos para escuchar y reflexionar.

Blog Educación y Entorno

El interés por la educación y la Naturaleza, por la educación ambiental y la interpretación de los mensajes que transmite el entorno, por el conocimiento de quienes comparten con nosotros esta casa común que es la Tierra… Todo se refleja en los textos que se acumulan en este blog, y que son el resultado de la provocación y la inspiración que brotan de la Naturaleza.

Herbario Virtual

La flora ocupa un espacio destacado en este ambicioso proyecto vital en continua evolución. Una colección de las especies vegetales presentes en la Serranía de Cuenca se asoma por esta ventana dispuesta a ser conocida y admirada por todas aquellas personas que se dejen seducir por la belleza. El sentido del asombro se suma al resto de los sentidos.

Blog

Oasis urbanos, 3

Estación de escucha

Este detallado y dilatado análisis que ahora llega a su fin nació como consecuencia de una cuestión que me abordó en un momento determinado: si quisiera coger un libro y sentarme a leer en algún parque de la ciudad, ¿cuál de ellos sería el más apropiado para disfrutar de una lectura con el menor nivel de perturbaciones externas? A medida que iba conociendo y profundizando en los paisajes sonoros de los llamados oasis urbanos me surgieron algunas dudas y sensaciones inesperadas. Las...

Oasis urbanos, 2

Estación de escucha

 

Continuando con el análisis de los paisajes sonoros que definen nuestros parques urbanos, se incluye en las tablas una columna que he llamado “Resonancia” (R) y que he valorado en cada caso del 1 al 5. Creo importante destacar que determinados lugares poseen una configuración que permite recoger el sonido con nitidez, a modo de caja de resonancia, mientras que otros lo dejan escapar. Por ejemplo, una calle estrecha —pensemos, por ejemplo, en el caso antiguo de una población— tendría una...

Oasis urbanos, 1

Estación de escucha

 

Fue a finales de este verano. Se me pasó por la cabeza la posibilidad de salir de casa, libro en mano, y buscar un lugar apropiado de lectura sin traspasar los límites de la ciudad. No resultaba fácil el reto, y cualquiera podría calificarlo como ocurrencia. “A ver, con lo bien que se está casa y la que está cayendo —de todos es sabido el calor que ha hecho este verano—, ¿cómo se te ocurre semejante desvarío?”, diría alguien. Y posiblemente no le faltaría razón, entre otras cosas porque...

Safari en la ribera

Fauna

 

Aún no ha amanecido, pero la luz muestra ya sus primeros intereses por entrar en el fondo de la hoz. La lámina de agua transcurre apacible a pocos metros de la carretera. La mañana viene gélida y advierto un leve vaho elevándose sobre la turbidez verdosa, señal de que el aire está más frío que el agua. En la orilla contraria, a unos ciento cincuenta metros, se yergue impasible, inmóvil, la garza, en la desembocadura del arroyo. Pero hoy mi objetivo es otra avecilla más inquieta y difícil...

Clima, deforestación y caída de un imperio

Historia

 

Siglos III-II a.e.c (1). Los recursos madereros de la península itálica son considerables, ya conocidos y explotados anteriormente por los griegos. En las inmediaciones de la primitiva Roma crecían extensos bosques, tan tupidos e impenetrables que pocos osaban adentrarse en ellos. Estos bosques proporcionaron a Roma la materia prima para su posterior desarrollo y expansión, lo que a su vez se convirtió en causa de su destrucción: el crecimiento de la población y de las ciudades requería...

Luz decadente

Literatura de naturaleza

 

Se va acercando el fin para las hojas de algunos árboles. El invierno, aún por arribar a nuestros puertos, ya debería cubrirlo todo con su manto frío y gris. Como si fueran banderines para un final de fiesta, las frondas se fueron coloreando de amarillos y ocres antes de su caída a un suelo que las espera como maná de otoño. Y antes de hacerlo, se balancean al compás de la brisa, hasta que se dejan llevar por la fuerza del viento. Aún parece que están vivas en los días previos de su...

Publicaciones

La Serranía de Cuenca a fondo

Así nació el Parque de San Julián

CamiNATURAndo

Días de bosque, agua y piedra

El hombre y su entorno