Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Bienvenido

Esta página quiere ser una ventana abierta a la Naturaleza, con vocación de proximidad y nunca de sentirnos ajenos a ella, con el ánimo dispuesto para seguir sintiendo el asombro que nos produce su descubrimiento, con la intención de no perder el contacto con sus bosques, valles y montañas, para que poco a poco nos demos cuenta del valor de la vida y aprendamos a entenderla y conservarla. Nadie encontrará doctrinas infalibles ni recetas mágicas, solo caminos para escuchar y reflexionar.

Blog Educación y Entorno

El interés por la educación y la Naturaleza, por la educación ambiental y la interpretación de los mensajes que transmite el entorno, por el conocimiento de quienes comparten con nosotros esta casa común que es la Tierra… Todo se refleja en los textos que se acumulan en este blog, y que son el resultado de la provocación y la inspiración que brotan de la Naturaleza.

Herbario Virtual

La flora ocupa un espacio destacado en este ambicioso proyecto vital en continua evolución. Una colección de las especies vegetales presentes en la Serranía de Cuenca se asoma por esta ventana dispuesta a ser conocida y admirada por todas aquellas personas que se dejen seducir por la belleza. El sentido del asombro se suma al resto de los sentidos.

Blog

Rocío del sol

Botánica

Aunque solo sea por la dificultad que ha entrañado su hallazgo, merece la pena conocer mejor a esta pequeña planta que desarrolla sus encantos oculta entre el esfagno, un tipo de musgo que crece en presencia de agua convirtiéndose en una auténtica esponja verde. Escribo sobre la drósera (Drosera rotundifolia), conocida también como atrapamoscas, hierba de la gota, hierba del rocío, rosolí o rocío del diablo. Luego veremos por qué, pero antes descubramos algo más de su entorno.

El esfagno es...

Curiosidades emboscadas 8: Desafíos a la gravedad

Interpretación de la Naturaleza

Solo paseando por el campo puede uno contemplar este tipo de cosas, especialmente si el caminante va observando con curiosidad a su alrededor, algo que es menos habitual de lo que cabría pensar. Algunas de estas cosas son tan frecuentes y se encuentran tan cerca de nosotros que uno podría creer que la Naturaleza las ha puesto ahí para nosotros en exclusiva. Porque, hay que reconocerlo, los paredones rocosos que adornan nuestro paisaje se prestan a ello. Es el caso de esos arbustos y árboles...

Traedor de agua

Bosque

A mí, al menos cuando la playa fue mi destino, me ha pasado. Tras recorrer un buen chorro de kilómetros en la comodidad del coche y al amparo de su aire fresco, eso de llegar a la costa en plena canícula veraniega, abrir la puerta y recibir una bofetada de calor húmedo era todo uno. Ese calor pegajoso, pesado, que te pega la camisa al cuerpo, que entorpece la respiración… Donde esté el aire de la montaña… Pero en ese momento en que miro a mi alrededor en busca de un refugio umbrío donde el...

Más que “por qué”, para qué

Etología

Obstinados como andamos tan a menudo en tratar de explicar las cosas de la Naturaleza aplicando criterios humanos —lo que venimos a llamar antropocentrismo—, buscamos, a veces con notable torpeza, respuestas a las múltiples cuestiones que nos plantea el complicado mundo del comportamiento animal. ¿Por qué hibernan los osos? ¿Para qué almacenan las ardillas sus frutos? ¿Por qué “ladra” un corzo? ¿Para qué se entierra una lombriz? ¿Por qué cambia de color un camaleón? ¿Para qué recorren tantos...

¿Por qué los árboles son importantes?

Bosque

En su libro publicado en los primeros meses de 2017 Hope Jahren (1) nos propone un interesante juego de reflexión. Se trata de mirar por la ventana y comprobar que la mayor parte de las cosas que vemos son obras realizadas por el ser humano: coches, edificios, calles… “Vuelva a mirar por la ventana”, dice, y nos pregunta si vemos algo vegetal. De ser así, estamos contemplando algo que el ser humano es incapaz de crear, una maravilla de la Naturaleza, un regalo para la vista y la mente. Si...

Reforzar la emancipación

Etología

El maestro habla con la madre de un alumno. Es una de esas entrevistas que se hacen con carácter periódico y, como en todos los encuentros, hace las mismas preguntas: ¿Cuánto tiempo dedica el niño cada día a su trabajo en casa? ¿Te sientas con él a la mesa mientras trabaja?”. Y, como en muchas de esas conversaciones, el maestro se ve obligado a escuchar dos barbaridades como respuesta: “Más de dos horas” y “Sí”. La prudencia evita que uno se eche las manos a la cabeza y guía sus palabras...