Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

28 may 2017

El arbusto maraña

Jaime
Botánica

Forma el típico paisaje conocido como garriga (en catalán, garric). También recibe el nombre de maraña por su abundante ramificación desde la base que la hace impenetrable. Desde 1734 la Real Academia conoce el término maraña como “maleza o abundancia de yerbas silvestres, arbustos y espinas; enredo de los hilos en las madejas; embuste inventado para enredar o descomponer algún negocio; lance intrincado y de difícil salida; germ. mujer pública”. Lo de germanía (germ.) nada tiene que ver con...

05 may 2017

Liras de primavera

Jaime
Botánica

Los chopos son la ribera;
liras de la primavera,
cerca del agua que fluye,
pasa y huye
viva o lenta,
que se emboca, turbulenta,
o en remanso se dilata;
en su eterno escalofrío
copian el agua del río,
que fluye en ondas de plata.

                                   Antonio Machado

 

Con la bella expresión que encabeza este artículo se refería el gran Antonio Machado a los árboles que forman las choperas o alamedas. Se trata de bosques constituidos por Populus alba L. y Populus nigra L., como...

04 feb 2017

Enredarse para crecer

Jaime
Botánica

En 1831 el geólogo y botánico inglés John Stevens Henslow, profesor de mineralogía en la Universidad de Cambridge, remitió una carta de recomendación al capitán Robert FitzRoy a favor de un alumno suyo que andaba dando bandazos en lo referente a sus estudios. Este muchacho no quería ser médico ni pastor anglicano, como le indicaba su severo padre. Lo que realmente le gustaba era estudiar la naturaleza. Pues bien, el capitán FitzRoy mandaba el Beagle, cuya misión entre 1832 y 1836 sería...

17 dic 2016

Líquenes para todos los gustos

Jaime
Botánica

Desde el desierto a los polos, desde la costa a las cumbres montañosas, no solo protegen el suelo, sino que contribuyen a su formación, al funcionamiento de los ecosistemas y a la germinación de semillas. No solo eso; también participan en los ciclos vitales como el del carbono o el agua. La lista de favores continúa y se hace tan extensa como nuestro desconocimiento de estos seres simbióticos, poco llamativos, es verdad, pero esenciales para la biodiversidad y sensibles a los cambios...